Nov 20

Estrés térmico por frió: Los riesgos del invierno en los oficios de intemperie

Con la llegada del frío aparece el estrés térmico. Estos riesgos tiene mayor incidencia en los oficios que se realización a la intemperie. Desde enfermedades como la gripe o la neumonías. Pasando por accidentes de trafico o caídas al mismo nivel por culpa del hielo.

¿Cuando se presenta el Estrés Térmico?

Gracias a la termodinámica, conocemos que la energía calorífica se propaga entre los cuerpos. Nuestro cuerpo se encuentra normalmente por encima de los 35ºC.  Cuando nos encontramos en un medio frío trasmitimos ese calor al aire que nos rodea.

Cuando nuestro balance térmico corporal baja de eso 35ºC consideramos que existe riesgo por estrés térmico.  Nuestro  cuerpo para compensar esas perdidas caloríficas dispone de mecanismos de regulación de nuestra temperatura basal, lo que produce :

 • Vasoconstricción de los conductos sanguíneos, reduciendo el flujo de sangre por la piel.

• Un incremento de la producción interna de calor mediante la estimulación de los músculos, pudiendo causar temblores. Este sistema puede incrementar la producción de calor corporal bruscamente.

¿Cómo se manifiesta el estrés térmico en nuestro cuerpo?

El estrés térmico  origina incomodidad, deshidratación, , escalofríos, entumecimiento,  disfunción neuromuscular,insensibilidad en nuestros miembros. Aunque la consecuencia más graves puede ser la hipotermia.  Que consiste en una pérdida de calor corporal y/o las congelaciones en dedos de manos y pies, mejillas, nariz y orejas.

Cuando se realizan trabajos en compañía se debe  prestar atención a estas respuestas subjetivas de los compañeros . Si se observa que se produce un descenso  en la destreza general , en la habilidad manual , disminución de la fuerza muscular, de la agudeza visual y auditiva, es posible que se halle motivado por el estrés térmico al frío.

Estos síntomas pueden generar riesgos adicionales a la seguridad de las personas que trabajan a la intemperie derivados de la lentitud de reacción, de la torpeza de sus movimientos, confusión y pérdida de coordinación, y/o entumecimiento de las extremidades.

Si la exposición al frío se prolonga puede llegar a producir congelación, pero también a la vez presentar síntomas de: aturdimiento, hormigueos, dolor, cambio del color de la piel.

¿Cuales son los factores que más influyen en el estrés térmico?

Existen tres factores principales a la hora de que se produzca el estrés térmico:

1. No disponer de ropa adecuada

Se debe utilizar una ropa que permita un aislamiento de nuestro cuerpo. Por eso es importante dotar al personal de varias capas de abrigo que permitan puedan regular el aislamiento térmico que precisan según las circunstancias.Por eso es importante que se disponga de anorak, polar, corta vientos y camisetas térmicas.Además estas prendas se debe dotar de traje de agua, para trabajar cuando llueve.

En trabajos en la nieve se debe proteger la piel expuesta y los labios contra la radiación solar, los ojos también hay que protegerlos de las radiaciones ultravioletas con gafas de sol.

Por último es importante mantener las extremidades protegidas por lo que se debe utilizar guantes y calcetines térmicos.

2. Una  mala planificación de los trabajos

Se debe realizar revisar las previsiones meteorológicas para planificar el trabajo diario y adoptar las medidas preventivas adecuadas,  realizando aquellos trabajos que se desarrrollan en las zonas más frías en las horas centrales y más cálidas del día, evitando en lo posible mantener posturas estáticas.

Las pausas del trabajo se debe realizar en un lugar caliente y seco,  con la finalidad de recuperar la energía calorífica perdida.

Por último se deberá evitar utilizar estufas o hogueras en el lugar de trabajo para calentar el ambiente. Esto puede producir un incendio o una intoxicación por inhalación de humo.

3. Generalizar las medidas preventivas

Se debe aprovechar las revisiones medicas anuales para detectar aquellas personas que se  tiene problemas circulatorios o problemas dérmicos.

Se deben favorecer conductas alimenticias sanas como tomar líquidos,  sobre todo aquellas bebidas templadas o calientes, sin cafeína , no  dulces, y no alcohólicas con la finalidad de compensar la pérdida de agua a través de los pulmones y la piel, para prevenir una posible deshidratación. Evitando a el consumo de café, ya que aumenta la vasodilatación de nuestro cuerpo, ayudando la pérdida de agua.

Ambienta se deberá evitar comidas copiosas, que necesitan mucha más energía para ser digeridas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.